Regalo de Navidad 2009

  Navidad, Navidad, blanca Navidad… Otra Navidad en nuestras vidas. Sin embargo, el significado de esta es diferente a las demás. Nacimos en Cristo Jesús… 

Esta foto, tiene un significado muy especial para nosotros: porque son las huellas de papá y de mi hijo mayor Yam Yam en el 1997,  cuando tenía dos añitos.  ¡Cuánto tiempo ha pasado!  Mirando atrás ha sido un año 2009 difícil pero lleno de satisfacciones.  Pero,  no importa todos los acontecimientos, buenos o malos, cada día trae su propio afán.  Es el de aprender a vivir un día a la vez… en la Paz de Cristo Jesús…

Tengo tanto porque agradecerle a mi Dios: mi familia… la cual es bien importante para mi…

Sin embargo, no es mucho lo que puedo dar, porque a pesar de que Dios es mi Guia, mi Proveedor, mi Fortaleza; se que falta algo por completarse… Humildemente, comparto con ustedes la Oracion Universal.  Estas palabras son en agradecimiento a todos los momentos que hemos compartido juntos.  Espero, se regocijen al leerlas, como lo hice yo al re-escribirlas…

Escribamos, pues una Carta a nuestro Dios…Y, demos gracias por todas sus bendiciones….

Son los mejores deseos de Cheska, Yam Yam, Harell Gabrielle, Hakeem Malik y el mio propio que la Paz del Señor este siempre con ustedes y que les guste tanto que se quede con ustedes todos los días de sus vidas… Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo 2010… 🙂

Mide tu Lengua…

En el portal Renuevo de Plenitud encontré esta reflexión, la cual quiero compartir con ustedes.  En nuestro diario vivir nos olvidamos de ser juiciosos al emitir una palabra, como responder, que decir; y sobre todo, cuando y cómo decirlo.  Sin embargo, podemos aprender a ponernos frenos y ser cautelosos, porque bien dice el proverbio: “Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice”.

Mide tu lengua
Domingo 11 de Enero de 2009

Reflexiones - Mide tu lengua 

No hay dudas de que todos hemos oído alguna vez la frase: Hablas tan fuerte que no puedo escucharte. Un viejo poema confirma que el buen consejo de medir tu lengua ha sido dado prácticamente por toda cultura, raza o tribu.

La invertebrada lengua, tan pequeña y débil, puede destruir y matar, declaran los griegos.

La lengua destruye las más grandes hordas, afirman los turcos, como una espada.

El proverbio persa dice con sabiduría: ¡Lengua larga, muerte temprana!.

O a veces usan esta versión: No dejes que tu lengua corte tu cabeza.

La lengua puede pronunciar una palabra cuya velocidad excede el límite, dicen chinos.

Los árabes dicen: El almacén de la lengua es el corazón.

De los hebreos viene la máxima expresión: Los pies pueden patinarse, pero la lengua nunca debe hacerse.

El sagrado escritor corona a todos: El que guarda su lengua guarda su alma.

La solución a la cartera armamentista… a las elevadas tazas de criminalidad, abuso y divorcio… puede muy bien yacer… en la lengua.

Las palabras de un padre son como un termostato que establece la temperatura en un hogar.

Proverbios 18:21
La muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos.

Fuente: El libro devocionario de Dios para Papás, editorial Unilit
www.RenuevoDePlenitud.com

Reflexiones sobre la palabra del Señor… Nuestro Dios…

Amor de Madre – El Águila y su Pichón

Siempre es bueno el reflexionar sobre la palabra del Señor para entender la razón de nuestras circunstancias.  Sin embargo, escudriñando en la palabra podemos obtener aliento, fe y confianza de que las promesas de nuestro Señor serán cumplidas, no dudemos de ello…  Disfruten esta palabra y es mi mayor deseo que encuentren la Paz del Señor y que les guste tanto que se quede con ustedes todos los días de sus vidas… Que Dios los bendiga ricamente… 🙂

aguilaaaa.jpg Se cuenta la historia de un águila que había construido su nido en lo alto de un peñasco.  Cierto día cuando volaba en torno de su nido, el águila vio a su aguilucho recién nacido que se agarraba desesperadamente del borde del nido, tratando con todas sus fuerzas de sostenerse e impedir así una caída al abismo, lo que sería fatalmente su fin.

Como era imposible alcanzar el peñasco antes que su cría cayera, el águila descendió con la velocidad de un rayo debajo de su hijito y abrió sus fuertes alas para interrumpir su caída.  Con su cría agarrada a ella el águila planeó entonces con seguridad de vuelta al nido.

Moisés, antes de su muerte, dando su bendición al pueblo, les aseguró que Dios no los abandonaría y por eso dijo: “El Dios eterno es tu protector y por debajo tuyo extiende sus brazos eternos”. (Deuteronomio 33.27).

Aún hoy podemos confiar en esta promesa.  Así como el águila extendió sus alas para interrumpir la caída de su cría, así Dios extiende sus brazos para interrumpir la caída de cada uno de sus hijos. A veces Dios llega a permitir que caigamos de nuestro nido (sufrimientos, pérdidas, desilusiones, problemas familiares, etc.), para mostrar cuán débiles e impotentes somos, para sentir cuán dependientes somos de su protección.

Sólo que Dios no quiere que lleguemos hasta el suelo y nos invita a través del salmista: “Entrega tu camino al Señor, confía en él y el resto él lo hará”.  n (Sl 37.5)

Creo en las promesas de Dios porque yo creo en un Dios vivo.  Creo que Dios no perdió su poder, sino que continúa extendiendo sus brazos para ampararme. Creo en aquella promesa bíblica: “Vengan a mi todos ustedes que estan cansados de cargar sus pesadas cargas y yo los aliviaré”.  (Mateo 11.29).

Creo en la ayuda de Dios ¿Y tú?

Tomado de: Renuevo de Plenitud, visiten este recurso les encantará comenzar el día con la Palabra del Señor.